La gente no quiere ser instruida

Cuando decides tener hijos hay muchas cosas que debes saber. Y sin embargo puedes tenerlos sin la necesidad de saber todas esas cosas. Puedes tener hijos sin saber nada. Practicar sexo sin protección no es, que digamos, un ejercicio solo apto para mentes cultivadas. Casi lo contrario, la imprudencia, el no pensar si uno está preparado para las consecuencias o si podrá afrontarlo económicamente, no impiden la reproducción. Darwin nunca habló de esto; habló de la adaptación al medio, pero no de la cualificación para tener uno u ocho niños.

Y aún así TODOS queremos hacerlo lo mejor posible. Dentro de nuestras limitaciones. Y esa es la clave: “dentro de nuestras limitaciones”. Cada cual ve su propio techo. Por eso creo que es una pérdida de tiempo publicar contenido para instruir. La gente no quiere ser instruida. No quieren que tú les digas qué hacer o cómo hacer las cosas. La gente quiere ser inspirada. Quiere fórmulas fáciles. No esfuerzo a largo plazo. No cosas intangibles.

Pero si… ¡ellos mismos están gobernados por los medios! ¿Por qué no iban a estarlo sus hijos? Es un estado natural en ellos. ¿Por qué iban a cambiar eso ahora? ¿Porque tú lo dices? ¿Y tú quién eres? ¿En serio les estás proponiendo cambiar algo que va a trastocar los pilares de su vida y quieres que lo hagan?

Si todavía hay mucha gente que piensa que no merece la pena pagar por la educación, que antes está un BMW, o unas buenas vacaciones. Que ya hay una educación gratuita que funciona. Que por qué deberían hacerlo. Por qué si ya tienen lo básico. Lo básico. Lo básico.

¿Cómo puede de lo básico salir algo extraordinario?

Viento. DEP.

azimuth:0.000000||elevation:0.000000||horizon:0.000000

Un día, antes de viajar a Valencia a ver a una amiga, paré a poner gasolina. En el hueco del surtidor había tres gatitos y al otro lado (del surtidor) estaba un marchito entrado en años que tenía ganas de dar la nota y se puso a darle golpes (al surtidor) con un palo de escoba para asustar a los gatitos. Un imbécil, vamos. Empecé a gritarle al señor que parara. Su mujer se subió en el coche para no formar parte del jaleo y el hombre se cansó y acabó por irse.

Los gatitos, asustados, se habían metido debajo de mi coche. Ahora debíamos sacarlos de ahí para que todos siguieran sanos y salvos pese al susto. Dos de ellos se fueron bajo coches aparcados cercanos. El tercero no lo encontrábamos. Abrimos el motor. Nada. Encendimos el motor para ver si del ruido se asustaba y salía. Nada. Dimos vueltas y vueltas al coche hasta llegar a pensar que se había ido sin que lo viéramos. Bueno, arranqué el coche y me fui a Valencia.

Llegué 45 minutos tarde contando la aventura, salimos, dormimos y el domingo, sobre las ocho, pensamos que ya era hora de volver. Mi amiga me acompañó al coche y allí, en el limpia, tenía una nota: “Por favor, tenga cuidado al arrancar que parece que hay un gatito debajo de su coche”. No podía ser. Fuimos a la casa a por jamón york y me metí debajo del coche siguiendo los maullidos. Y allí, entre un par de tubos de no se sabe qué, había una bolita de pelo encajada, asustada y llena de polución.

Llamé a mi veterinario de urgencias que me instó a llevarlo al día siguiente y lo metí en el coche y me lo llevé a casa. Ir dentro del coche en lugar de debajo debía ser tremendamente relajante. Él lo que quería es venirse adelante conmigo. Maullaba si no me oía hablar y se venía a mi regazo todo el rato. Menudo viaje cuidando de una bolsita de pelo que pensaba que su supervivencia dependía de mí.

Llegamos a casa. Mishka, el otro gato, sintió que le estaban arrebatando sus dominios y no lo llevó nada bien durante las próximas semanas. Pero debíamos cuidar del nuevo inquilino y mis padres y yo nos pusimos a bañar al gatito en agua caliente y con jabón para gatos. Ni se movía. Luego me lo llevé conmigo a dormir.

Lo dejé en la cama mientras me lavaba los dientes pero empezó a maullar y me lo tuve que llevar conmigo al baño.”No me dejes solo, por favor” le faltaba decir.

IMG_6131

Al día siguiente debía enseñarle que en esta casa los gatos hacían sus necesidades fuera en el campo, así que lo llevé hasta la tierra y lo dejé en su intimidad. Pasó un rato pero no volvía. Me fui a buscarlo y se había escondido asustadísimo bajo un matorral. Definitivamente era muy pronto para hacer que se desplazara tanto. Le pusimos una bandeja en el salón. Sus condominios eran todo lo que ocupaba la alfombra. Era un principio.

Otro día, todavía tan pequeño, descubrió que las escaleras eran un obstáculo insalvable entre nosotros y empezó a maullar. Había que trasladarlo contigo cada vez que te movías, como un bebé.

También superó el miedo al viento que había desarrollado en aquel viaje terrorífico por la autopista. Y aprendió a cazar.

Cazador. Hunter from Nelia Higueras on Vimeo.

¡Qué orgullosos estábamos de nuestro valiente gatito que se había hecho mayor!

IMG_6089

Pasó el tiempo y yo me fui, a Madrid. Preferimos que se quedara en la libertad del campo y no trasladarlo a un piso minúsculo y mi padre le llegó a coger mucho cariño. Viento cenaba con mi padre y luego se iba toda la noche de parranda hasta las 6 o las 7 de la mañana cuando mi padre salía a desayunar y él entraba a dormir. Una bonita rutina hasta que un día decidió que ya no iba a salir más. Quisimos llevarlo al veterinario pero era imposible meterlo en la cesta. Demasiado salvaje.

Bueno, estará asustado por ese gato montés que ronda por la casa de vez en cuando. Le pusimos una caja para sus cacas y nos acostumbramos a que hiciera vida casera. Aunque con un poco de pena, todo hay que decirlo.

Hasta hace unos días, que mi padre lo vio muy, muy raro y (esta vez sí que se dejó meter en la cesta) lo llevó al veterinario. El veterinario le notó un bulto. Podía ser una bola de pelo o un tumor. Así que le dio malta. Tres días después seguía igual o peor.

El veterinario se ha decidido a abrirle esta mañana de urgencias. Y encontró dos tumores. Uno en el hígado, en una esquina, y otro, completamente explotado, en el páncreas. Demasiado tarde. Hoy mi gatito se ha muerto después de sufrir durante días o tal vez mucho más.

Mi pequeño gatito asustadizo y cariñoso. Te vamos a echar mucho de menos.

 

Processed with VSCOcam with b1 preset

Esta es la última foto que le hice.

 

Mi colaboración con el Proyecto Esperanza

No os he contado todavía que estoy colaborando con una ONG como consultora solidaria.

¿Sabéis que en España se puede comprar a una mujer por 15.000 €?

La Universidad Europea, la universidad donde cursé mi licenciatura de Comunicación Audiovisual, nos contactó a los alumni, a los antiguos alumnos, para trabajar como Consultores Solidarios en una ONG. Tras un proceso de selección, los elegidos nos reunimos en su campus de Alcobendas para conocer a los coordinadores de las diferentes ONGs.

A nosotros nos correspondió el Proyecto Esperanza, una ONG que protege a mujeres víctimas de la trata. Sí, aunque parezca mentira, en España se trata con mujeres. Se compran, se venden, se explotan, se torturan y se amenazan mujeres cada día. Mujeres que están desprotegidas ante la ley y a las que la ONG ayuda proporcionándoles un piso franco, sanidad y educación para que puedan reinsertarse en la sociedad cuanto antes.

Ahora que estoy tomando consciencia de lo que significa ser mujer, de lo injusto que es a veces y de lo asumido que tenemos lo injusto que es, el proyecto no habría podido aparecer en mejor momento. Es duro pensar lo lejos que llega el empoderado patriarcado en el que vivimos aceptando sin reparos este machismo y maltrato extremo sobre determinadas personas solo por el hecho de ser mujeres. Estoy hablando del poder y la superioridad de un sector de la sociedad que paga por tener mujeres un rato más o menos largo (para sexo o para explotación) que solo puede clasificarse como débil y mezquino.

Llevamos colaborando con el Proyecto Esperanza desde septiembre 2015 y me siento muy orgullosa del trabajo que estamos realizando. Estamos aportando lo que sabemos, nuestra experiencia (en mi caso experiencia en comunicación corporativa y en redes sociales) para mejorar la comunicación y presencia de la ONG en un mundo ciego ante este tipo de acciones deleznables. Es muy gratificante.

El otro día, en el Primer Encuentro de Alumni de la Universidad Europea, se emitió este vídeo para presentar el proyecto de Consultores Solidarios del que nosotros somos la primera edición. Me siento orgullosa de formar parte. Gracias por permitirme la opción, querida universidad.

¿Eres un gran líder?

Son tiempos difíciles para la música, lo sé. Pero también sé que los soñadores nunca duermen. Y yo estoy buscando uno. O muchos. Soñadores que sepan lo que es pelear por una idea, que sepan lo que es ir contra viento y marea. Soñadores que crean que pueden cambiar el mundo.

Porque yo quiero cambiar el mundo. Y hace tiempo aprendí que eso no lo hace una sola. Así que busco un líder. O muchos. Alguien que se lo pase bien peleando contra molinos día tras día porque yo sé que ellos están viendo algo que la gente normal no ve.

No, no quiero gente normal. Quiero líderes. Quiero personas fuertes, con espíritu, con pasión, con electricidad en las manos. Y si eres tú, quiero luchar contigo.

Puedo ayudarte a llevar muy lejos tu comunicación online, a modular tu imagen de marca para demostrarle al mundo todo lo que tu empresa, tu idea puede hacer por ellos. Puedo controlar tus redes, escuchar lo que dicen de ti y ajustar el mensaje a cada uno de los que te quieren escuchar, para que cada vez sean más y más. Hasta tener una tribu entera enorme. ¿Te gustaría eso? Si te gustaría es porque eres un gran líder.

Ahora te pregunto: ¿Quieres ser mi líder? Lo que yo pido es confianza y fidelidad. Lo que te propongo es una carrera de fondo, un trabajo a largo plazo que vaya afianzando tus valores en la sociedad con buenas praxis y honestidad. Y la honestidad tiene que venir contigo de fábrica. Hablo de la idea de aportar algo a la sociedad para ayudar, algo bueno. ¿Tienes tú ese algo? ¿Ese valor? Si es así, de verdad que puedo ayudarte. Mira mi curriculum (y mis recomendaciones) y sabrás que puedo hacer eso y mucho más.

¿Quieres que trabajemos juntos? Di que .

Balance de mi 2015

Año nuevo, año viejo. Tiempos de balances.

Siempre he sido más de dejarme llevar y por eso este post es algo nuevo para mí.

calendario-anual-de-madera

Hace unos días descubrí un calendario precioso de la empresa alemana Grimm’s para enseñar a los niños de manera gráfica y bonita lo que supone el paso del tiempo. ¿Y qué supone? ¿Acaso hemos olvidado que son diferentes los lunes de los jueves? ¿O la primavera del otoño? Hemos acomodado nuestras rutinas al tempo laboral; el verano es el momento en el que nos dan vacaciones en la empresa, y cuando ‘tenemos que’ ir a la playa. En el otoño las calles están sucias de hojas. Sucias. Ni siquiera miramos el punto de vista de los árboles. La naturaleza. No, decimos sucias. La naturaleza nos estorba. Y este calendario nos la devuelve. Por eso me encanta.

Y, una vez más, los niños nos dan lecciones con su aprendizaje.

Hoy yo quiero hacer un ejercicio de consciencia y tomar las riendas de mi tiempo. Quiero agradecer todo lo que he recibido y decir bien alto que amo mi vida y que la he elegido yo, aunque parezca que me he dejado llevar por la corriente. Una corriente que ha sido genial, si hubiera sido así.

A lo largo de mi vida laboral he desempeñado papeles de técnico de sonido, fotógrafa, diseñadora gráfica, ejecutiva de cuentas, empresaria, redactora, creativa y, ahora, directora de contenidos y formadora. Esos son muchos trenes. Muchas oportunidades… ¿perdidas? Yo diría aprendidas. Si me hubiera bajado en cualquiera de estas paradas hubiera tenido una vida completamente diferente. Mentiría si dijera que nunca tengo nostalgia de esas vidas, del ‘¿qué hubiera pasado si…?’.

tumblr_o08piclqde1s2civbo1_1280

¿Y qué hubiera pasado? ¿A qué gente hubiera conocido? ¿Y a quién habría dejado de conocer? Pienso en esta última pregunta y me echo a temblar de todas las personas maravillosas que tengo ahora en mi vida y que no hubieran estado si me hubiera bajado antes del tren. Sobre todo son las personas las que me hacen sentir que tengo una gran vida. Pienso en las circunstancias en las que he conocido a cada una de ellas (todas casuales) y sé que no estaban en las paradas anteriores. Así que sí, me quedo con esta vida.

Y luego está lo que aprendes, lo que lees, lo que debates. La vida no sería la misma si no cambiáramos, si no evolucionáramos. Odiaría mirar atrás y darme cuenta de que soy la misma de hace 10 años. Lo odio cuando le pasa a otros ya. Tus escritores favoritos cambian, escuchas música nueva, redescubres algún clásico, aprendes de las grandes vidas de otros, cambias de opinión y de perspectiva. Y quién te caía bien hace 20 años ya no tiene interés para ti porque no ha cambiado nada. Quedarse estancado, lo llaman. O no vivir.

Estoy orgullosa de cambiar, de contradecirme y de defender firmemente lo que aborrecía años ha igual que defendía lo contrario entonces.

FullSizeRender 11

Y sobre el amor he hecho grandes avances. He descubierto que es mejor disfrutar de la bondad, que la bondad es el símbolo supremo de la inteligencia, y en tres años y medio he ayudado a crear y he obtenido un espacio confortable y seguro (emocional y físicamente) en el que estoy mucho más que feliz. Atrás quedaron los tiempos en los que la dialéctica empañaba mi juicio para elegir bien a los hombres y esta vez creo que lo he hecho muy bien. Y esta es una línea roja que ya no disfruto pasando: la de la bondad. Así que si no eres bueno, aunque seas un genio, ya no me interesas. Eso es lo que tiene la edad, que nos torna selectivos.

Ahora me queda todo un 2016 y toda una vida por delante. Un futuro que pretendo usar muy bien, llenándolo de retos, de amor, de libros y de cafés con amigos. Para seguir aprendiendo y cambiando hasta el último segundo.

Los Story Cubes de Nelia

Amiguitos, ¡tengo algo que contaros!

Tengo un juego nuevo. Se llaman Rory’s Story Cubes y son unos dados de azar con dibujos que debo enlazar literariamente formando una historia. Estoy muy contenta con las ideas locas que me están saliendo y me lo estoy pasando fenomenal escribiéndolas.

Puedes encontrar todas las historias pasadas y futuras en el hashtag en Instagram #storycubesneliah. Espero que te gusten y que, por qué no, continúes tú alguna de las historias. ¡Me encantará seguir el juego contigo! ¿Qué me dices? ¿Te animas? ¡Ojalá lo hagas!

Aquí te dejo una de mis historias para que veas lo que este maravilloso y creativo juego puede dar de sí.

IMG_7271

Amancio se encontraba en su paseo matutino cuando frente a sus narices se estrelló ¡un cohete! ¡Oh, amiguitos, EL CAOS HABÍA LLEGADO A LA CIUDAD! ¡La gente se había vuelto loca! Asaltando escaparates, vaciando los estantes de los supermercados, peleándose por un bote de tomate. ¿Qué misterioso gas había desperdigado el temido cohete que hacía a todos reaccionar así? ¡Solo los que llevaban cascos eran inmunes! ¡Eh! ¡Mirad! ¡Allí hay uno enterrando un secreto! ¡Vamos a ver qué hace! ¡Televisiones, venid aquí! Que tengo que hacer unas declaraciones. ¿Cómo? ¿Un regalo? ¿Para mí? No lo habrás robado, ¿no? Que he visto mucho saqueo por aquí. O, peor, ¿no estarás intentando comprarnos? Venga, cuéntanoslo en secreto aquí en la tele ahora, que no nos está viendo nadie. ¿Qué será, será el regalo del caos? ¿Lo habrá traído el cohete? ¿Estará infectado? ¿Será este el fin de la humanidad? Yo siempre he pensado que la humanidad solo puede llegar a su fin a través del amor. Es la fuerza más poderosa. ¿Será de amor de lo que está compuesto el gas misterioso del cohete que solo se puede oír y no oler?