Cuba, qué linda es Cuba

Cuando un cubano te invita a Cuba hay que decir que sí.

Tener la oportunidad de adentrarte en su cultura, en su ritmo de vida,… Oh, ¡qué maravilla! Durante todo el mes anterior me lo pasé escuchando el fabuloso son cubano para ir a todas partes y para hacer todas las cosas. Y tengo que decir que la vida (ese mes) fue maravillosa.

Y bueno, ¿qué es Cuba? Cuba es muy sexy. En Cuba todo es a lo grande; hay millones de colores y hace muchísimo calor. La tierra manda y los relojes han perdido toda su importancia.

Y las cosas. Las cosas también. 

De Cuba también me traje una palabra: RESOLVER. Todo se resuelve entre todos y todo está bien.

Yo traigo el ron y tú… ¿pones el mar y el sol?

Si quieres ver más, visita mi álbum de Cuba en Flickr.

La vieja Europa es para el verano

El año pasado, uno de esos días en los que parece que el verano se te está acercando peligrosamente y sabes ya cuando tus jefes van a echarte al asfalto para que disfrutes de esos tan cortos periodos de libertad condicional que llaman vacaciones, pensé que podía coger un avión. ¿Que adónde? ¡Pues al azar! ¿Es que Europa no es suficientemente concreto?

La buenaventura me llevó a Budapest a ver guerra, judíos y el Danubio Azul.

Hitler a la moda

Si quieres ver más, visita mi álbum de Budapest en Flickr.

Renfe y la Postmodernidad

Me gusta cuando hago una foto a algo, y luego la miro, y resulta que podría haber estado en cualquier otro momento, porque es como tener muchas vidas, o como haber vivido mucho mucho. Pero me gusta mucho más cuando ni siquiera sé qué fecha ponerle. Me pasa con Renfe y la Postmodernidad.

¿Cuándo os parece que podría haberse tomado? (y no vale decir hace unos días)

El jurado de un concurso

Como en años anteriores, José María Serna ha tenido el detalle de invitarme a formar parte como miembro del jurado en el Concurso de Fotografía que cada año se convoca desde la Concejalía de Medio Ambiente del Ayto. de Benissa.

La decisión está tomada. Y allí, mientras, entre fotos y fotos no me he podido resistir a tomar ésta desde el balcón; por la luz y el color que tiene Benissa a estas horas y por los alucinantes tejados de nuestra bonita arquitectura y que también forman parte de nuestro preciado tempo.